lunes, 3 de febrero de 2014

Antes no era así

Antes no era así
todavía se escuchaba a Zappa
en los pasillos oscuros
de algún bar
los chicos
y algunos hombres
todavía tomaban colectivos
por una cerveza y un rato de cama
a las 3 de la mañana

Antes no era así
yo sacaba a bailar
o le arrancaba un beso
a quien quisiera
hoy no quiero
y ellos siguen insistiendo

Antes no era así
yo te seguía por las mesas
por los meses o entre las calles
y vos saciabas mi sed
sed de vos solo vos
sed de tu boca loca
boca ansiosa

Antes no era así
esta música de revolución
se entonaba junto a tu voz
y una improvisada guitarra
que seguía siempre
tu latido
que era el mío
y el de nuestra revolución

Antes no era así
vos transitabas mejor
nuestros excesos
mientras llovía
o bañaba aquel río
de agua y de tu escape o el mío
el río corría mejor entre mi pelo
mientras vos eras el rocío
entre las rocas
o los arboles

Antes no era así
antes estabas acá.

El amor ha muerto

Yo una vez fui creyente
casi por una década
creí fervientemente
en el poder del amor
creía porque podía verlo, claro
lo veía en ojos, en manos
en tiempos, en la espera
en besos adolescentes
y promesas eternas

Le escribí muchas veces al amor
lo describí y reescribí
lo odié y lo amé,
pero creía en él
hoy puedo decir;
mujeres enamoradas
y poetas empedernidos,
que lamentablemente
me usó como canal
el canal para dar
la noticia más triste
y más desoladora
de la humanidad

el amor ha muerto

y lo sé porque lo ví
ahogado en mis vómitos diarios
atragantado en mi garganta
aplastado y agonizando
sin salida y sin aire
en el tatuaje de un árbol
estacionado en mis párpados caídos
girando en una casa vacía
empecinado en volver las fotos realidad.

el amor ha muerto

es lo que sucede
y seguirá sucediendo por siempre
y lo digo porque lo veo
muriendo un poco más cada día
entre cartas que no llegan
y el amor que se retuerce
entre sexo de cotillón
y el amor que no respira

todo lo que el amor
les dió a ellos
todo lo que podría haber sucedido
si no fueran ella y él,
y el amor se autoflagela
y se esconde en mi almohada
con gusto amargo
y allí muere
noche tras noche
bajo mis pesadillas

el amor ha muerto

y me pregunto si será mi culpa
o la de la humanidad
si será aquella noche
o esa tarde de sol
y grito en la ventana
quien es el culpable
pero sólo oigo mi eco
y algún reproche
que se acerca y se abraza
al amor ya maloliente
al amor que no late
y se vuelve azul
y ahora es gris

es lo que sucede
y seguirá sucediendo por siempre
el amor ha muerto.

Insomnio



Transité las calles como un fantasma
no sé si alguien me miró,
en realidad,
pero yo no pude mirar nada
ni a nadie
ni siquiera al cruzar la calle
o la vía,
no pude.

Entré al edificio
en modo zig zag
crucé personas que no entendí
o no ví, o no me vieron
abrí la puerta del departamento
solté el bolso
que me pesaba en el hombro
hacía horas
o desde siempre,

cerré la puerta
con el peso de mi cuerpo

y caí, al fin.

Mi alma pegada al piso
mis rulos transformados
en alfombra
todo mi cuerpo al fin
desparramado por el piso

Y mi perro llora
aulla
me lame una oreja
mientras llora
y se queja
un rato,
hasta que él también se cansa
-quizás de existir-
y se echa a mi lado

al fin el piso
al fin mi semblante oscuro
al fin mi yo entero,
sin juntar los pedazos,
tan solo echado
como un perro cansado
y duermo

no como hace días
pero ahora duermo
y es lo único que importa.