lunes, 26 de agosto de 2013

Punto final sin punto de partida

"Te anda rondando un punto por entre los rulos"
Yo me reí, sacudí la cabeza y seguí con mi eterna verborragia
borracha de locura, con vómitos de ansiedad
y resaca de nosotros. Y otra vez el punto.

Yo sabía, vos sabías,
¡el bar entero podía ver el punto
entrando y saliendo
de mis montañas de rulos!

¿Cómo lo sabías? ¿Porqué lo sabías?
Casi diría que a dos días de conocernos
sabías más de mí que yo misma
y todos en ese antro bipolar
de puntos, y puntos y comas,
y puntos suspensivos inflamables lo veían.

Ese punto final revoloteando mi cabeza.

Pero... Me diste la mano,
y después de la mano fue el brazo
y después todo el cuerpo.

Y el beso necesitado, ansioso,
que me arrancaste de los labios
mientras mi punto caía
y lo perdía...
quién sabe donde
quién sabe cuando

¿cómo saber cómo buscarlo?
¿en qué escalón o baldoza?
¿en la primera o la última cerveza?

Y cuántos encuentros piel a piel
que no fueron, no son y quién sabe si serán
anulan hoy
-como siempre han hecho-
cualquier punto final que intente
anudarse a estos rulos
cualquier final que quiera interponerse
entre tus puntos borrados
y mis puntos perdidos.

domingo, 25 de agosto de 2013

# 23


Si todo pudiera ser reducido
a la nada más corpórea y repugnante,

a una última mirada de odio

si el tiempo se hubiese colado entre tus sábanas
para hacer de este hecho lo fortuito
y luego lo efímero y al fin nulo,

si pudieramos eliminar la magia que sentimos
la primera vez que nos miramos,
si pudiera dejar todo reducido a recuerdos con mucho polvo,
o si me hubiese ido dando un portazo escupiendo tu vereda.

Pero no, no sos un fantasma, ni el pasado,
ni la oscuridad, ¡ni aquellas ganas!

sos una foto instalada en mis retinas

un extraño desnudo en una cama igual de extraña
y yo, me miro, desnuda te acompaño
y no importa que hace frío
que la luz molesta,
o que nunca tocaste el piano para mí.

Quizás soñamos con camas
que terminaban en pisos de madera crujiente
o baldozas en el patio bajo estrellas
inventadas o prestadas o, por una vez,
fugaces y veloces
que atraviesen mis miserias,
tu distancia.

Y si, el todo puede reducirse
a la nada más corpórea y repugnante,
porque hoy no sos recuerdo,
ni furtivo amor ¡por favor!

mucho menos la almohada que faltaba
o la sábana demasiado corta.

Hoy sos este repugnante poema
y esta estúpida necesidad de escribirlo.

viernes, 28 de junio de 2013

Luchar

Hay personas que escriben
palabras, poesías, noticias
que te hacen volar
posar tu mente en otra libertad

Hay personas que pintan
colores que no existen
colores con olor a amor
a tiempo, sueños y dolor
de otros tiempos, de otras pieles
de otras lenguas, de otro sudor

Hay personas que luchan
cada momento de su vida
cada escenario es campo de batalla
y todas son ganadas
porque perder es aprender
y ganar es solo el destino final


Hay personas, como vos
como él, como aquellas,
que dedican su vida
que entierran su muerte por la lucha
y que necesitan solo dos cosas:
constancia y conciencia.


Lo demás es sólo luchar.

Como poder...

Puedo encerrarme en mi habitación
puedo no leer los diarios
puedo no escuchar música ni radio
puedo pasarme la vida escribiendo
puedo no formar parte de ningún Partido 
puedo no entender el porqué de muchas cosas
puedo creer que me las sé todas
puedo replegarme en mis depresiones
puedo acurrucarme con mis demonios
puedo no volver a besar a nadie en mi vida
puedo no volver a experimentar un embarazo
puedo jamás sentir un hombre junto a mi cuerpo
puedo renunciar para siempre a las mujeres
puedo hacer pis en un tarro durante años
puedo enfermarme de cualquier cosa y sobrevivir
puedo recorrer el mundo con cien pesos
puedo participar de orgías con cinco, seis, diez, mil
puedo matar a mi novio o a mi perro solo por placer
puedo masturbarme en el colectivo
puedo masticar tu odio y escupírtelo en la cara
puedo hacer lo que tenga ganas o
puedo hacer lo que me toca
pero lo único que no puedo
es dejar que mi corazón se tiña de otro color.

Ella


Tenía ese noséqué, ese quéséyo
y todas las incógnitas posibles,
aclaro que no solo por ser mujer 

-lo que ya le atribuía unos cuantos de estos-
 sino también
por tener lleno de bucles el cerebro. 


Pero caminando por Corrientes,
una noche como cualquiera
pero sin vueltas ni reproches,
buscando aquel libro olvidado de Bukowski,

el viento invernal hizo volar su pollera plato
o su plato-volador-pollera
y ya no quedaron más preguntas
flotando entre nosotras

ni quedaron más tiempos
atravesando nuestros pulsos.

viernes, 22 de marzo de 2013

Amor mío


Querete,
abrazate a tu alma,
a tu piel, a tu pelo.
Acariciate,
besate las manos constructoras,
besate las piernas
que no te dejan nunca en el camino,
besate las palabras,
los versos, los poemas, las canciones.
No dejes que nadie cierre
tus hermosos labios,
que nadie ejerza ningún tipo de violencia
sobre tu cuerpo, tu mente ni tu espíritu,
no permitas que te metan en una jaula,
no permitas barreras
ni que te corten las alas,
esas enormes que llevás ahí.
Lamete las lágrimas,
dejá dormir a los recuerdos
en otra cama lejos de tu casa,
que se vayan por cañerías,
por el viento,
por la lluvia todo tu dolor.
Siempre es buen momento de sanar,
de volver a ser,
de volver a cantar
y de retomar vuelo.

Espiral


Pienso en espiral,
entro en tu eterno retorno
para no partir jamás,
me dejo llevar por tus curvas,
por tu oleaje
infinitamente circular.
Siento en espiral,
mi corazón se desprende
de sus conexiones,
se libera
y gira gira
y gira como vos, como yo,
como giramos las vidas
para mirarnos al revés,
como gira el agua
que es lluvia o es pez,
que es árbol de noche
que es fruto de día.
Enciendo en espiral
mi psíquis y mis tiempos redondos,
tu saber y tu apuro,
mi insolencia y tu insomnio.
Nunca dejará de girar
mientras caminemos sin cesar,
mientras besemos las raíces,
mientras comamos
de nuestras manos el fruto sagrado,
nunca dejaremos de girar
si nunca dejamos de mirarnos,
de besarnos los ojos
de comernos la mirada.
Girar es como entender pero al revés.
Girar es dejar ser.

jueves, 31 de enero de 2013

Otra marcha, la misma bronca


No está.
No existe.
Desapareció.

Está, y lo seguirá estando
seguiremos enroscando
calles y pasadizos
en su nombre

seguirá su latido
marcando pasos
y dejando huellas

podrán querer confiscarnos
la ilusión
la fuerza
el coraje,

nos matarán
sin dudarlo
por la espalda,
pero no podrán pararnos

porque somos
antítesis
porque somos
libertad
porque somos
los vencidos
a los que jamás
pudieron vencer.


miércoles, 9 de enero de 2013

Mi sol

Estaba enamorada del sol, 
de tu piel bajo el sol
del sol en tus ojos

enamorada de vos

naciendo cada día como el sol
en mi vida y en mi luna
como un sol,

o vos eras el sol
o los dos eramos el sol
o solo existía el sol

y dentro de él
la pasión,


o quizás
solo poesía
solo canciones
y un adiós lejano como el sol.